Aceite de oliva fuente de Salud

La incorporación del aceite de oliva a la alimentación desempeña una influencia decisiva en la salud del hombre, según se deduce de investigaciones al respecto. Sin embargo muchos de los beneficios son desconocidos por el público en general.

Los aspectos más conocidos sobre las virtudes del zumo de aceituna están relacionados con los índices de colesterol en la sangre. El aceite de oliva regula nuestro nivel de colesterol y nos ayuda en el buen funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular y, por tanto, nos previene también del riesgo de infarto.

Su explicación es sencilla. Toda grasa tiene tres tipos de ácidos grasos: saturados, mono-insaturados y poli-insaturados. Aunque todos son necesarios, los saturados gozan de peor prensa por su repercusión negativa sobre las enfermedades coronarias. El motivo es que elevan el nivel de colesterol negativo LDL1 en la sangre frente al beneficioso HDL2. Este tipo de ácidos saturados son frecuentes en las grasas animales.

Por otra parte, los poli-insaturados tienen un efecto de doble reducción: reducen tanto el colesterol malo (LDL) como el bueno (HDL), por lo que tampoco aportan un beneficio total. Estos son los ácidos grasos de los aceites vegetales de semilla, tipo maíz o girasol.

Llegamos así a los ácidos grasos mono-insaturados, los verdaderos beneficiosos, ya que reducen el nivel de LDL sin llegar a reducir el de HDL. La presencia de este último en la sangre evita la obstrucción de las arterias por restos grasos y en consecuencia nos cuida de los infartos. Este tipo de acido graso es el que predomina en el aceite de oliva, de ahí que se diga que ayuda a reducir el nivel de colesterol y por tanto nos cuide de las enfermedades coronarias.

No obstante, son numerosos los beneficios que del aceite de oliva virgen aporta a nuestro organismo:

  • Posee vitaminas A, D, K y especialmente E.
  • Protege el estomago. Es la grasa mejor tolerada por el organismo, reduce la acidez gástrica y protege contra ulceras y gastritis.
  • Disminuye la tensión arterial y la diabetes.
  • Produce una mejora en el funcionamiento del hígado y del páncreas. Ayuda a prevenir cálculos renales.
  • Reduce el estreñimiento puesto que actúa como estimulante del tránsito intestinal.
  • Al contener ácido oleico, en crudo es beneficioso para el crecimiento óseo y el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso, mejorando la capacidad de respuesta ante los estímulos.
  • En la alimentación infantil es beneficioso para el crecimiento y desarrollo de los niños.
  • Facilita la ingestión y favorece la absorción de calcio y mineralización de los huesos.
  • Debido a su alto contenido en antioxidantes naturales y vitamina E, previene la oxidación, disminuyendo la aparición de radicales libres que aceleran el proceso de envejecimiento total de la piel y de los órganos internos. Por eso, previene los efectos nocivos de la edad sobre las funciones cerebrales y mejora el aspecto y la tersura de la piel.
  • Protege contra el cáncer. Su consumo regular parece reducir el riesgo de aparición de algunos cánceres como el de mama, endometrio, ovario y colon.
  • Al ser natural, es un producto que conserva todo su valor nutricional sin aditivos ni conservantes.
×